Categorías
Artículos

Robot recoge fresas

UNA EMPRESA ONUBENSE TRABAJA EN UN “ROBOT RECOGE FRESAS” MÁS RÁPIDO, PRECISO Y ECONÓMICO QUE SUS COMPETIDORES

El prototipo está en fase de perfeccionamiento para abaratar costes y mejorar la eficiencia

Carmen Pérez Martínez

Imagen tal y como la ve el robot

Un bien tan preciado como la fresa de Huelva es un importante motor económico para la provincia. Por ello, para avanzar en un mercado tan amplio es necesario modernizarse y adaptarse a los avances y a las nuevas necesidades de la sociedad. Así, mejorar el sistema de recolección es fundamental para aumentar los beneficios.

“El sector de la fresa está sometido a demasiadas variables. Un aumento de las exportaciones de fresa de Marruecos o un descenso en la oferta de mano de obra podría dañar al sector. La maquinaria aumentará los beneficios gracias al aumento de la calidad de los frutos recogidos, que se hace de forma higiénica y sin presionarlos. Además, lo que más valoran los agricultores es la estabilidad que les proporciona la maquinaria, ya que al ser mas competitivos no estarán tan influenciados por los cambios en los mercados”, explica Juan Bravo, uno de los impulsores del proyecto.

La compañía onubense Agrobot Soluciones Robóticas Agrícola S.L es una empresa de base tecnológica dedicada a la robotización del campo. Su objetivo es crear una máquina especializada en la recolección de fresas, de la que ya tienen el prototipo para la industria (fresas destinadas a mermeladas, yogures…) y que permitirá alargar la campaña casi cuatro meses más. En estos momentos, están perfeccionando esta cosechadora para lograr la recogida para consumo. “Eso sí, nunca sustituirá a la mano de obra, será un complemento”, comenta Bravo.

La idea de crear una máquina para recoger frutos surgió en 2001 al ver el entorno hostil en el que se ubicaban los invernaderos de Almería. Entonces el sector presentaba graves deficiencias a la hora de encontrar mano de obra. Sin embargo, no fue hasta 2006 cuando Juan Bravo y José Luis Bravo, Ingeniero mecánico y Matemático e Ingeniero Informático respectivamente, empezaron a investigar para encontrar un sistema que les permitiera automatizar el campo y comenzaron a construir prototipos que fueron patentando.

255 tonalidades de rojo

Desde entonces, ya han logrado una nueva cosechadora recolectora de fresas que se compone de un armazón y unos 40 ó 50 brazos robóticos y que detectan el tamaño y el grado de maduración del fruto a través de su color. Esta máquina recoge las frutas que cree oportunas sin dañarlas, que es lo más difícil de conseguir, gracias a un sistema informático de visión artificial que permite reconocer hasta 255 tonalidades diferentes de rojo.

El prototipo, que aún está en fase de diseño, está siendo perfeccionado para poder abaratar los costes y mejorar su eficiencia. “Recoger las fresas sin dañarlas y en su punto justo de maduración ya lo resuelve nuestro prototipo actual. Pero trabajamos para aumentar la velocidad de recogida, reducir más los costes de fabricación y diseñar el resto de medios auxiliares que necesita la máquina, como propulsión, suministro eléctrico o el procesado de los frutos”, confiesa Bravo.

La máquina no estará en el mercado hasta dentro unos 2 ó 3 años, pero cuando se comercialice, la principal diferencia de Agrobot con otras máquinas recolectoras del mercado será su bajo coste. Según Bravo, comparado con los prototipos japoneses, por ejemplo, “mejoramos el precio haciéndolo más accesible para el agricultor, y las “manos” robóticas recolectoras son más precisas”.

Esta joven empresa desarrolla sus investigaciones en el Centro de Innovación Tecnología de la Agroindustria Onubense (Adesva), en Lepe, y es miembro de la Red de Espacios Tecnológicos de Andalucía (RETA), impulsada por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa.

 

Fuente: www.andaluciainvestiga.com

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.