Categorías
Artículos

PRIMER ROBOT QUE CRUZA EL ATLÁNTICO

El primer robot submarino que cruza el Atlántico ya está de regreso a EE.UU.

Baiona (Pontevedra/España), 9 dic (TVEFE).- El robot planeador submarino “Caballero Escarlata”, que cruzó el Atlántico para investigar el papel del mar en el cambio climático, fue entregado hoy en la localidad gallega de Baiona a un representante del Gobierno de Estados Unidos, Jerry Miller.

La misión de este robot ha sido recoger datos del océano como la densidad del agua, la salinidad o la temperatura, con la intención de contribuir a un mejor conocimiento del mar en el proceso de cambio climático y su impacto en las infraestructuras portuarias.

La singularidad de este artefacto es que se trata de una herramienta “limpia”, que no utiliza energía contaminante, por lo que podría ser el primer paso para utilizarlo de forma frecuente en estudios oceanográficos e incluso, en el futuro, para desarrollar un nuevo sistema de transporte marítimo.

El “Caballero Escarlata”, que partió desde Nueva Jersey, ha hecho una travesía de 7.400 kilómetros en 225 días, propulsado con ayuda de las corrientes submarinas y con el apoyo baterías.

El planeador submarino mantuvo durante la travesía una velocidad media de 15 centímetros por segundo y consumió apenas el 60 por ciento de la carga de sus baterías.

En el recorrido superó olas de más de 9 metros y aprovechó la salida a superficie para transmitir vía satélite los datos recogidos en cada inmersión.

El Gobierno español eligió Baiona para la entrega del robot por tratarse de la población española a la que arribó hace cinco siglos la carabela “La Pinta”, después de que sus tripulantes llegaran a América.

Desde Galicia, el “Caballero Escarlata” será transportado a Washington, donde está previsto que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, proceda a depositarlo en uno de los museos de la Institución Smithsonian, donde también se exponen el “Spirit of St. Louis”, el mítico avión que fue el primero en cruzar el Atlántico sin escalas, o el módulo de mando del Apolo XI tras alunizar.

El planeador fue trasladado hasta el club pasando por delante de la réplica de la carabela “La Pinta”, y posteriormente se extrajeron de su interior varias cartas de estudiantes de EEUU que quedarán depositadas en el futuro museo de la Navegación de Baiona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.