Categorías
Artículos

El proyecto de pez robot para vigilancia medioambiental visitará el Puerto de Gijón en noviembre

Esa reunión del proyecto comunitario de I+D+i SHOAL será la primera toma de contacto de los expertos en comunicaciones para identificar los espacios adecuados para instalar la estación base de los ‘peces robot’ e iniciar las pruebas piloto de navegación.

El Puerto de Gijón acogerá a mediados del próximo mes de noviembre un encuentro para avanzar en el desarrollo del ‘pez robot’ de vigilancia medioambiental, que promueve el proyecto comunitario de I+D+i SHOAL, en el que participa la autoridad portuaria, según se acordó en la reunión mantenida por el consorcio promotor en las oficinas portuarias en la Casa de Asturias en Bruselas.

Esa reunión será la primera toma de contacto de los expertos en comunicaciones de la compañía francesa Thales Safare -otro de los integrantes del consorcio del proyecto- para visitar el Puerto de Gijón e identificar los espacios adecuados para instalar la estación base de los ‘peces robot’ desde donde comenzar a realizar las pruebas piloto de navegación para el estudio medioambiental y su posterior transmisión de datos.

El proyecto SHOAL, que inició sus actividades, en Londres, el pasado mes de marzo, cuenta con un presupuesto de 4.2 millones de euros y tres 3 años de plazo de ejecución. Esta investigación ha despertado gran interés no sólo en los medios especializados en inteligencia artificial de todo el mundo, sino en la prensa internacional.

El consorcio del proyecto está integrado por los siguientes socios: British Maritime Technologies, de Reino Unido; Thales Safare SA, de Francia; Autoridad Portuaria de Gijón, de España; National University, de Cork (Irlanda) y las universidades británicas de Essex y Strathclyde.

SHOAL tiene como objetivo principal diseñar y desarrollar un conjunto de ‘peces robot’ -equipados con sensores electroquímicos y complejo e innovador sistema de comunicación submarina- capaces de detectar contaminantes químicos disueltos en el agua.

El prototipo es una aplicación innovadora basada en un desarrollo que combina varias tecnologías actuales como la robótica, la inteligencia artificial y el análisis químico rápido, que permitirá monitorizar el seguimiento medioambiental del agua.

El proyecto SHOAL desarrollará cinco ‘peces robot’ con capacidad de analizar el agua y de comunicarse entre sí, para producir un mapa medioambiental en tiempo real, que facilitará la mejora en la toma de muestras y rebajará la factura a pagar, al reducir el número de catas necesarias para alcanzar resultados eficientes.

De esta forma, el modelo, una vez superado el periodo de pruebas, logrará reducir el coste actual de esas actividades, fijado en 350 millones de euros al año, para el conjunto de los puertos europeos.

SHOAL usará dos técnicas de inteligencia artificial para controlar los denominados peces-robot: la optimización matemática de “colonias de hormigas”, y los “conjuntos híbridos de partículas”, para coordinar la actuación del grupo de ‘peces robot’ y de adaptarse rápidamente a los cambios del entorno marino.

Las pruebas piloto del ‘pez robot’ y de su avanzado sistema de control y análisis de datos -que se probarán en aguas del Puerto de Gijón, una vez construidos los prototipos (entre 2010 y 2011)- permitirán comprobar la viabilidad del sistema como modelo exportable para el control proactivo de la calidad de las aguas portuarias y adyacentes.

Tras pasar la fase de prueba, tiene por objetivo convertirse en un sistema eficaz para vigilar la calidad química y ecológica en aguas portuarias -pero también en ríos-, ayudando así a las autoridades portuarias al cumplimiento específico de la Directiva Europea 2005/35/CE sobre vertidos provenientes de buques en aguas portuarias, según define la norma internacional MARPOL.

Algunas preguntas interesantes sobre el ‘pez robot’

¿Por qué un grupo de peces y no uno sólo?
Se ha elegido un sistema de trabajo en grupo con varios ‘peces robot’ porque es más eficaz que el que pudiera aporta una única unidad. Al igual que ocurre en un trabajo de equipo entre personas, el objetivo es llevar a cabo una tarea sobre una situación que mejora si cada unidad es capaz de profundizar en una serie de parámetros y de rentabilizar el tiempo de poner en común la información existente. De esta forma, aunque cada ‘pez robot’ no ‘sepa’ toda la información del conjunto del sistema. la suma de los diferentes conocimientos aporta importantes ventajas a la eficiencia del modelo.

¿Cómo ‘ven’ el mar?
Cada ‘pez robot’ tiene un sistema basado en el sonar, al que, además, se le ha incorporado una amplia gama de otros dispositivos para constatar su posición, rumbo, velocidad, etc. El sonar les permite ver los obstáculos y obtener una imagen de todo cuanto les rodea. Asimismo pueden parametrizar sus conocimientos con otros datos prefijados como mapas y sensores infrarrojos para construir un panorama más amplio de su entorno.

¿Por qué un robot con forma de pez?
La elección de un pez robot no es meramente estética, sino una opción de diseño inteligente. El concepto de ‘pez robot’ es muy manejable, ya que permite una solución eficiente y emite un bajo nivel de ruido por su sistema de tracción. Además que el robot tenga forma de pez permite contar con un radio de giro muy pequeño, que les facilita una navegación más rápida -tanto para trazar como para virar-, evitando también los obstáculos que puedan ofrecer los buques y la propia infraestructura portuaria. El bajo nivel de ruido de un ‘pez robot’ permite no perturbar el medio ambiente durante su actuación en aguas menos abrigadas.

¿Por qué apoyarse en el modelo de ‘pez robot’ predefinido por la Universidad de Essex?
Existen otros modelos desde el primero desarrollado por el Massachussets Institute of Technology (MIT), de EE.UU, en la década de los 90. Pero, se ha elegido el modelo que había empezado a desarrollar la Universidad de Essex, porque tiene elementos en su diseño acordes con las necesidades del proyecto. De hecho, el entorno de las aguas portuarias es específicamente duro y ha de ser sostenible con el medioambiente existente. De todas formas, para hacer frente a las corrientes, las olas y otros factores ambientales, el proyecto incidirá en un modelo de ‘pez robot’ más potente y robusto que inaugurará una nueva generación de estos dispositivos.

¿Puede ser capturado por las redes de los pescadores?
En principio, no; ya que cada ‘pez robot’ es capaz de detectar en qué punto se encuentra, gracias al conjunto de sensores de que disponen. Además, las zonas portuarias tienen vedada la pesca.

¿Se les puede acabar las baterías?
No, salvo pérdida o error del sistema. Los peces son capaces de volver a una estación base de carga y de forma autónoma, según su estado de consumo y la actividad que hayan realizado o aún les falte por ejecutar.

¿Cómo ‘hablan’ entre sí los ‘peces robot’?
Los ‘peces robot’ se ‘hablan’ entre sí mediante un complejo sistema de comunicación que utiliza la tecnología de ultrasonidos. Asimismo, puede establecerse comunicación entre ellos y la estación base, de forma bidireccional, por medio de un sistema de mensajes cortos.

¿Cuánto cuesta cada ‘pez robot’?
La generación actual de cada ‘pez robot’ está en torno a los 25.000 euros. Pero, es necesario abordar el proceso de crear una nueva generación de ‘peces robot’ más potente y de mayor número.

¿Es un proyecto de coste caro?
No en comparación con otras formas alternativas de vehículos no tripulados bajo el océano. Además, el coste del proyecto incluye toda la investigación y parametrización, junto al diseño y construcción hasta generar un nuevo prototipo. En una fase posterior comercial, el coste por unidad se reduciría perceptiblemente.

¿Se podrá adquirir un ‘pez robot’ en diferentes países?
En el futuro, sí; ahora mismo, no. Los ‘peces robot’ y el desarrollo de su ‘inteligencia’ y del modelo están aún en fase de desarrollo. Pero, una vez que el prototipo se haya desarrollado, se investigarán las posibilidades comerciales.

Fuente :www.pesca2.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.