Categorías
Artículos

Concurso Galego de Robótica de Igaciencia

Cuatro alumnos de ESO logran que un robot cumpla sus órdenes por ordenador

Los cinco alumnos de segundo de ESO del instituto Ferro Couselo de Ourense consiguieron mayor puntuación que grupos de cuarto curso en el Concurso Galego de Robótica de Igaciencia. Los estudiantes lograron aplicar distintas funciones a un robot al que conectaron, mediante un cable USB, un programa de ordenador diseñado por ellos mismos en una hora.

Ayudados por su profesora de la asignatura de Tecnología, Victoria Alonso; Adrián Bande, Yaiza Ferreiro, Noemí Medela y María Teresa Ramos, estudiantes de segundo de ESO del instituto Ferro Couselo, se han convertido en ganadores del concurso de robótica convocado por la Institución Galega de Ciencia (Igaciencia).

Dentro del programa ‘Ciencia para todos’ los cinco estudiantes del instituto ourensano participaron en el Concurso Galego de Robótica, enfrentándose a otros seis grupos de estudiantes de cuarto de ESO de centros de Sarria, Vigo, Lugo y el Martaguisela de O Barco.

La puntuación obtenida tras las pruebas fue de 46 puntos, lo que les otorgó el primer puesto de la categoría de Secundaria, compartiéndolo con el grupo del instituto A Piringalla de Lugo.

En el mismo certamen participaron otros tres grupos para la categoría de Bachillerato y uno en la de Primaria.

El premio se entregó en el Centro de Educación de Lugo. Para los alumnos, la participación mereció la pena a pesar de que tuvieron que convencer a su profesora para que los acom pañase en tren y autobús hasta Lugo para realizar las pruebas.

La idea surgió cuando vieron el cartel del anuncio; aprovecharon internet para aprender cosas de robótica y el día de la prueba tuvieron que levantarse a las seis de la mañana para llegar a Ourense (viven en los alrededores), y emprender después viaje en tren a Monforte y en autobús, de Monforte a Lugo.

Su profesora, Isabel Rodríguez, afirma que se brindó a acompañar a sus alumnos ‘por el interés y el empeño que tuvieron en concursar. El mérito es todo de ellos. En Lugo les dieron una clase previa de robótica y después debían resolver preguntas prácticas en el ordenador y elaborar un programa que, conectado mediante USB a un robot, les transmitiese una serie de órdenes que se le exigían. Tuvieron una hora para resolver la prueba’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.